Música

NovedadesArchivo

Corey Glover
Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Moby

Sangre argentina y sudor de un gringo ignorante

Moby

Por Diana V. Sosa

Fotos: Mariano García
@solesdigital

Así se presentó Richard Melville Hal, mejor conocido como Moby, en su segunda visita a nuestro país, en el marco del tour “Wait for me”, en el estadio Luna Park. Al mejor estilo newyorker, el “Little idiot” hizo vibrar a todos sus espectadores, al ritmo de su pop-electrónico pero con sangre y sudor humano, algo más visceral de como se escuchan sus temas de estudio.

Su intro musical, mientras todos se acomodaban en el escenario fue con un tema de su último disco, el que le da nombre a esta gira, “Seated Night”, para luego pasar a la aclamada “Extreme ways”, de la película “The bourne ultimatum” cuando el cantante apareció en escena y el público estalló en euforia.

Una noche de hits tales como: "Porcelain", Bodyrock", "Why does my Heart feel so bad?" y "Natural Blues", entre otros, mostraron un Moby en guitarras,  timbales, y hasta batería.

Destacable fueron los juegos de luces, en una simple escenografía, que hacían lucir a su piel extremadamente blanca de varios colores, que hacía relucir su transpiración energética.

Moby

Y hasta se animó a decir unas palabras en español y contar que sus abuelos y un tío de su familia son argentinos. "No hablo muy bien español porque soy gringo y tampoco entiendo muy bien porque soy un gringo ignorante", dijo el señor Melville Hal entre risas.

Como olvidar, además, la voz deslumbrante de la inglesa Joy Malcolm. Con su look afro y sexy, supo robarle suspiros a la platea masculina y brotar la envidia femenina, de una pantera en el escenario, cuando cantaba “Disco Lies”.

Kelli Scarr, su segunda vocalista y también telonera del show, tampoco se quedó atrás, aunque con una voz más dulce, su energía era extremadamente transmisible, cuando cantó “Pale Horses” y luego, al final de la versión más rockera de "Honey" hacia "Whole Lotta Love", de Led Zeppelin.

Así pasaba un show de casi dos horas, y el público gritaba “¡y Moby no se va!”, sin dejar de bailar en ningún track, ni de sacar fotos con sus cámaras digitales y sus celulares.

Casi al terminar, se escuchó “Lift me up” del disco “Hotel” mientras continuaban aclamando por más, todo se había convertido en una mega fiesta. 

Moby

El pequeño idiota, según su sello discográfico, supo ganarse el fervor argentino y convirtió a su público en una ola incesante de gente que no paró de reclamar por sus mejores canciones, y  hasta se animó a un cover de Lou Reed “Walk on the wild side”.

El Luna Park dejó por una noche el ring de boxeo y se convirtió en una gran pista de baile. Seguiremos esperando por su vuelta, para sentirnos como tocó en su último tema, bien arriba: un poco más reales.

1/5/2010

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour