Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover

Ornette Coleman

Eterno grito de libertad

Ornette Coleman

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

Ornette Coleman nunca buscó ser complaciente con su música. Sus discos son de esos que merecen ser escuchados una buena cantidad de veces hasta que el oído se vaya acostumbrando a sus intrincadas improvisaciones. Y así fue también su show del jueves 7 en el Gran Rex: complejo, genial o demencial según como se lo mire, y que quizás lleve un tiempo elaborar para hacer un balance de su primera visita a Argentina.

Fundador del género más abstracto e impredecible del jazz moderno (el Free Jazz), Ornette dejó su huella sin decir una palabra al público, que en su mayoría pareció no comprender la propuesta del músico. Con sus 78 años y su andar lento llegó al escenario, y de la misma manera se fue, transformándose y rejuveneciéndose cada vez que con su saxo puso al mando del quinteto.

Fue así como se pudo presenciar de primera mano de qué se trata esa intrincada teoría musical que Coleman denomina harmolodics (“armolodía”), que borra las delimitaciones entre melodía y armonía, liberando de esta manera a las composiciones de toda estructura y brindando así espacio para que los solos se superpongan, las composiciones varíen en torno a distintas claves musicales y todos improvisen en conjunto.

Además de su timbre totalmente atípico en el saxo, el legendario Ornette mostró también sus habilidades como solista en violín y trompeta, dos instrumentos aprendidos en forma autodidacta. Desde allí, las melodías se superponen y combinan de mil maneras distintas, logrando siempre resultados imprevistos.

Mantiendo intacta de la línea dura del free jazz de sus años de juventud, se recostó también en el blues de su último disco,  Sound Grammar  (2006), guardando para el final los dos momentos más enérgicos: “Video Games” (del disco grabado junto a Pat Metheny  Song X, 1985) y la bella “Lonely Woman” para los bises.

Ya pasaron las épocas en las que Ornette recibía golpes de parte de sus colegas (muchos de ellos, de gran prestigio) a la salida de sus shows, por la excentricidad y radicalidad de su propuesta de liberación del jazz. Consagrado como uno de los grandes innovadores de la música contemporánea, es una leyenda viviente que dejó en Buenos Aires mucho para pensar.

8/5/2009

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour