Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover

Entrevista con Las Pastillas del Abuelo

Eternos novatos

Nota: Sergio Visciglia y Pablo López
Fotos: Daniela Hellbusch

En el marco del programa radial “Al Borde del Tiempo” (jueves a las 22 por FM 89.1), Juan “Piti” Fernández y Diego “Bochi” Bozzalla hablaron de la vorágine creada en torno a su debut en el Luna Park, de las necesidades de tener en el claro que rumbo tomar, aprendiendo lo bueno y lo malo de las distintas situaciones que aparecen en el camino. Aquí la entrevista en exclusiva para Soles Digital.

No se puede evitar hablar del rapidísimo agotamiento de entradas para el show del Luna Park.

Piti: Nos sorprendió. Desde que hicimos El Teatro de Flores siete veces seguidas sabíamos que contábamos con una base, pero no esto.
Bochi: No, ¡la vorágine que fue!

Es una sorpresa constante lo que les viene pasando…

Piti: Es verdad. Otra cosa que siento yo es vértigo en mi vida en este momento, es muy intenso y eso esta buenísimo.

¿Cómo va a ser el show?

Piti: Va a ser una fiesta como siempre, con un poco de todo, un potpurrí. Muy extenso, pero eso no es novedad, siempre nos gustó tocar mucho. También solemos invitar amigos así que estarán dándose una vuelta por ahí. Al ser medio nuevos en esto vamos a tratar de ir con paso firme y tranquilos, pero bueno, igual siempre pasa que somos nuevos en las cosas que vamos haciendo.

Unos eternos novatos (risas).

Bochi: ¡Claro, esa es la frase! Me encantó.

Hablando de ser novatos, ¿cómo fueron los comienzos de la banda?

Bochi: Teníamos una idea clara de que pagar para tocar no lo íbamos a hacer nunca más porque ya lo habíamos hecho muchas veces antes. Cada uno venia con su experiencia personal, Las Pastillas con ese nombre ya estaban tocando de antes con Ale (tecladista) y Piti, junto a gente que les hacía el aguante en esos momentos pero que tenía otros proyectos de vida.
Piti: Era por el ultimo año de secundaria del colegio Mariano Acosta, y te seguía la gente del colegio, los egresados.

Y los seguía un grupo bastante grande, incluso cuando jugaban al fútbol.

Piti: Y sí, éramos los quilomberos de 5to. 5ta. Estaban los que nos querían y los que nos odiaban. Pero es importante lo que decía Bochi, cuando entraron ellos (Bochi y Fernando en guitarras, Santiago en bajo) con otra experiencia, nos aportaron mucho a nosotros que solo habíamos estado en Las Pastillas del Abuelo, con temas re pedorros, con los cuales seguimos robando hasta el día de hoy (risas). Hay algunos que es necesario ponerle ganas para tocar, si bien me gustan, al cantarlos yo sé que los escribí a los dieciséis años y es un flash. Pero lo que decía es clave, ellos entraron y nos explicaron un poco como eran las cosas.

O sea, resumiendo le pusieron seriedad a la banda (risas).

Piti: Claramente.
Bochi: Pará, seriedad es una palabra muy amplia, no me gusta.
Piti: Experiencia.
Bochi: No tampoco, que feo. Pero ojo que era una época más fácil, ya que había más lugares para poder hacer movidas propias de alquilar el lugar y armar todo uno. Y tampoco descubrimos nada, lo veíamos en bandas más grandes que lo hacían, que estaban más organizadas. Y así de esa forma pudimos ganar unos mangos, nos equipamos y logramos salir de gira por la costa atlántica.
Piti: Y tenemos esos equipos en una sala propia, sonido que juntamos peso a peso. Claro, así se escucha, el otro día vino a ensayar una murga que va a tocar el tema “Viejo” y me decían “che no escucho una goma” (risas). Y bueno, que querés, son los equipos de la costa, ¡con arena y todo!

¿Fueron un puntal muy fuerte esas giras por la costa atlántica?

Bochi: Muy fuerte, sobre todo la primera.

Que imaginamos fue la más divertida…

Bochi: Todas fueron divertidas, pero sí, la primera fue como la más bizarra de todas.
Piti: Había catorce personas en la casa, cayó gente que no conocíamos y que estuvieron dos días y no hablaron una palabra. Llegaban, dormían, se iban y volvían sin emitir una palabra. De repente también apareció un perro, una locura. Y claro, peleas por agarrar los lugares más preciados para dormir.
Bochi: Tuvo todo un valor muy importante, íbamos en bondi cargando todos los equipos desde la 113 hasta la 140 por Villa Gessel, caminábamos tres cuadras y nos poníamos a tocar así de la nada. Todo muy romántico.

¿Estuvo bueno que lo que sucedió en El Condado en 2005 (cuando se tuvo que suspender el show porque habían quedado más de doscientas personas afuera) haya sido en ese momento y no cuando ya llevaban tanta gente como ahora?

Bochi: Bueno no estuvo seguro, pero aprendimos. En ese momento éramos siete tipos que hacíamos canciones y salíamos a tocarlas en vivo. Era eso solo, íbamos a transar una fecha y no teníamos ni idea que hacer, otra onda, no teníamos la organización.
Piti: Incluso si había gente sin entradas les decíamos “bueno pasen igual”.
Bochi: Nos fuimos tristes de esa fecha, pero aprendimos desde un lugar de decir nos pasó por tal y tal cosa. Fue una especie de mea culpa del por qué. Nos fuimos cabizbajos, teníamos que presentar el disco pero solo pudimos hacer siete temas y nos fuimos.
Piti: Todo tiene dos caras, yo me acuerdo que un amigo nos decía “ustedes están locos, ¿por qué tienen esas caras? ¿No ven que llenaron el lugar, que hay doscientas personas ahí afuera?”. Pero claro, esa era la parte copada, la negativa fue que no pudimos hacer el show. Y con esto de ahora del Luna Park pasa algo parecido: llenarlo en quince días es una enfermedad mental, la gente te dice por la calle “por favor una fecha mas, o ¿no les sobra una entrada?”. Y uno lo único que puede hacer es pedir disculpas.
Bochi: Y lo que hace que esto sea mas llevadero es nuestra actitud de tener ahora en claro lo que hacemos y por qué lo hacemos. Tenemos la firme convicción de que es nuestro primer Luna Park y hacer una fecha más es cagar más alto de lo que estamos.

Además me imagino que hay ciertos costos altos en armar una fecha más…

Bochi: No, pero es más por convicción. Pasa por otro lugar. Si querés analizarlo en frío podés encontrar muchas excusas para no agregar una fecha, pero las excusas no existen, existe la convicción. Y es lo que tenemos nosotros en este momento.

1/4/2008

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour