Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D
Balance final del Quilmes Rock 2004

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

El cierre del Quilmes Rock 2004 estuvo a cargo de Los Piojos, el viernes 22 de octubre. Con una convocatoria que le hizo competencia al domingo 10 (el de la Bersuit, Ratones y Decadentes), sobreponiéndose a la amenaza de lluvia y con un muy buen show, la banda de Palomar ofreció un show largo, donde hubo lugar para todos sus hits. Ese mismo día, la Mississippi se hizo fuerte con su blues de barrio, y Mimi Maura se dio el lujo de repetir su show una vez más en el escenario principal.

Así terminó un festival que durante nueve jornadas reunió a decenas de bandas y solistas y convocó a miles de personas. Se escuchó mucha música y muchas palabras se dijeron. Es tiempo de un balance de lo que fue el festival de música más grande del año.

Con el público en el bolsillo

Los Autenticos DecadentesNo fueron los que más público propio aportaron. Ni siquiera son una banda de rock propiamente dicha. Así y todo, los Auténticos Decadentes fueron los grandes protagonistas del festival. Sorprendieron el sábado 2, cuando todo esto apenas levantaba vuelo, con una presentación sorpresa junto a Todos Tus Muertos que sacudió el ambiente. Luego regresaron el domingo 10 para hacer saltar hasta el agotamiento a un público bien rockero, pero que los recibió como si fueran propios. Y culminaron dándole una mano a la Bersuit, número principal de esa noche, para seguir poniéndole diversión al barrio de Caballito.

Cucho, Serrano y compañía demostraron que no tienen problemas para adaptarse a cualquier tipo de audiencia (de reggae, rock), y que con mucha profesionalidad y respeto por el público se pueden romper barreras y etiquetas que molestan más de lo que aportan. Además, desplegaron toda su parafernalia y hasta improvisaron sobre la marcha. En definitiva, una banda infaltable para cualquier festival que pretenda ser un éxito.

En la cresta de la ola

El Quilmes Rock 2004 fue también una buena oportunidad para que bandas consagradas ratifiquen que en la actualidad son de las más importantes en cuanto a convocatoria y presencia. Así lo demostraron Los Piojos, La Bersuit (más allá de cuestiones ideológicas que han sido criticadas en su momento), Las Pelotas y Divididos. Las dos primeras mencionadas, pueden llenar un estadio de Ferro por si solas, y eso es bastante hoy por hoy. En lo musical, a Divididos se los ve cada vez más firmes, y pocas bandas nacionales pueden ofrecer lo que Mollo & Arnedo brindan en escena.

Desde abajo

Con las bandas recién mencionadas como modelo, otro grupo más joven de músicos de a poco se abre camino y prometen ser los grandes del mañana. Grupos como La Mancha de Rolando e Intoxicados no sólo dejaron muy buenas actuaciones en el escenario principal, sino que además han crecido mucho en el último año (si te toma como referencia, por ejemplo, el Quilmes Rock del 2003) y aportaron un saludable aire fresco. Kapanga va rumbo a ser otra de las bandas que todo festival debe tener. Por su parte, Los Pericos dejaron en claro que no temen empezar desde cero, ahora sin la presencia de su popular cantante el Bahiano.

Vigencia de los clásicos

El festival también respetó y dio lugares de importancia a los próceres del rock nacional. Spinetta y Fito Páez dieron el puntapié inicial el viernes 1º de octubre, y si bien su música no pierde vigencia, su poder de convocatoria y el show que ofrecen es más acorde a teatros que a estadios de fútbol. León Gieco tiene una reputación tan fuerte en el mundo del rock y entre el público joven, que podría haber estado en cualquier día, tocando cualquier cosa, que igualmente hubiese sido bien recibido. Su peso no se apoya tanto en géneros musicales como en su mensaje y en su presencia.

Rata Blanca nos hizo saber que su metal clásico ha superado el paso del tiempo, que el sectarismo del heavy por suerte es cosa del pasado, y que seguramente los seguiremos disfrutando por mucho tiempo.

Párrafo aparte para el impredecible Charly García, que dejó para el recuerdo el momento más alto del festival: su presencia semidesnuda en la pasarela, solo con su teclado debajo de la lluvia frente a sus más fieles seguidores que no lo abandonaron cuando todo parecía terminar de la peor manera. En vez de hacer del escándalo un show, dejó las posturas de rock star malcriada para otro momento y demostró que su trono como rey del rock argentino todavía le pertenece.

Deuda externa

Con respecto a la edición anterior, este Quilmes Rock propuso mayores presencias internacionales, apuesta elogiable pero que no dio siempre el mismo resultado. Los latinoamericanos fueron los que aportaron lo mejor: Molotov, Café Tacuba (México) y Paralamas (Brasil) se ganaron un lugar en las preferencias de los argentinos, y por eso se los vio cómodos y con buenos espectáculos.

Los jamaiquinos The Wailers arrancaron con todo y no llegaron a redondear la gran actuación que prometían, ya que se retiraron del escenario de improviso y todos se quedaron con ganas de ver más. La única banda norteamericana del festival, The Offspring, no generó muchas expectativas y convocó bastante menos gente que los grupos locales; algo negativo si se tiene en cuenta que a los músicos internacionales no se los puede ver siempre y que suelen tener gran convocatoria en Buenos Aires.

Es la segunda vez que la organización apuesta al punk para traer artistas internacionales, pues el año pasado fue Die Toten Hösen. Quizás es tiempo de probar con algo nuevo, sumar a la banda punk que más importante argentina, Attaque 77, y reservar la cartelera internacional para géneros que tienen mucha demanda pero que no pudieron tener un día propio, como el blues.

Los que faltaron

Attaque 77 no fue la única ausencia notoria. Algunos tendrán motivos ideológicos, otros económicos. Otros los dos al mismo tiempo. Lo cierto es que La Renga y Los Redonditos prefieren seguir sus carreras por fuera del circuito de festivales, y no se les puede cuestionar la decisión. Con ellos el panorama del rock argentino hubiese estado completo. El ausente con aviso fue Pappo, que era de la partida y se bajó porque sobre la marcha modificaron su fecha y ya tenía fechas programadas en el sur del país.

Confusiones ideológicas

En notas anteriores nos hemos detenido en aspectos políticos e ideológicos confusos o contradictorios que músicos como León Gieco o Bersuit Vergarabat dejaron por su paso por el escenario y la carpa de prensa. No vale la pena repetirnos sobre este tema, quien quiera puede leerlo en las notas de cada semana.

Lo que no se puede dejar pasar en este balance final, a la hora de hablar de posturas ideológicas contradictorias, es la presencia en este festival del Las Manos de Filippi y El Otro Yo. Ambas bandas fueron las principales promotoras, hace unos meses, del Festirock Sin Marcas, evento supuestamente contestatario realizado en oposición explícita a festivales como el Quilmes Rock y el Cosquín Rock que auspicia Brahma. ¿Cómo explicaron su presencia, entonces, en el estadio de Ferro? Según parece, para ellos no hay contradicción alguna. Tocan aquí y allá, a los disconformes los satisfacen con eslóganes inconformistas y anticomerciales, y al público masivo le hacen el juego tocando como si nada. Negocios son negocios, al fin de cuentas.

Una organización cada vez mejor

Desde que se hicieron públicas las primeras informaciones sobre la edición 2004 del festival, en Soles Digital elogiamos varias decisiones de la organización que hacían preveer que este año el Quilmes Rock sería mucho mejor. Se mejoró la programación (más y mejores propuestas) y el lugar de realización (por ubicación, capacidad y acústica, Ferro es superior a la cancha auxiliar de River). Ya con el festival en curso, se comprobó que la seguridad, la puntualidad en los shows y las facilidades a la prensa fueron también aspectos decisivos para el éxito del mismo.

Con todos los aspectos positivos mencionados –la mayoría–, y a pesar de ciertas zonas grises, el futuro de festivales como este está asegurado. El de este año fijó el standard bien arriba, ojalá el año que viene se siga superando.

Notas relacionadas:

Quilmes Rock 2007

29/10/2004

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour