Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover

Bersuit Vergarabat en el Quilmes Rock

El cinismo al palo

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

Bersuit

Abrieron su recital con un video en contra de los festejos por el día de la raza, y en conferencia de prensa Gustavo Cordera califica a una de sus fans de “indiecita insignificante”. Critican los clichés de la cultura argentina en “La argentinidad al palo”, y al tema siguiente flamean banderas celestes y blancas para complacer a sus seguidores. Ya no predicen estallidos sociales ni critican a la política como lo hacían durante los ‘90, pues afirman que “el desenfreno sexual es lo más revolucionario que hay”. Todo este compendio nos dejó Bersuit Vergarabat, en su paso por el Quilmes Rock.

Esta vez la crónica comienza por lo último. Que también fue lo más importante, y lo que más dejó para reflexionar luego del segundo fin de semana del Quilmes Rock 2004: el recital de Bersuit Vergarabat.

La banda liderado por Gustavo Cordera fue la que mayor convocatoria aportó al festival. Desde muy temprano, los colores argentinos se multiplicaron en cientos de remeras y algunas banderas; muestra de la obediente respuesta del público a la confusa consigna nacionalista que la banda propone con su último disco “La argentinidad al palo”. Y si los nuevos temas de la banda insinúan un alejamiento cada vez más notorio de las duras posturas políticas que los hicieron populares en pleno menemismo de los ’90, el recital del domingo 10 de octubre fue la confirmación.

Pero es la Bersuit, después de todo, y los supuestos contenidos ideológicos “combativos” tenían que estar presentes de algún modo. Se hicieron presentes desde el inicio, con una declaración en contra de los festejos del día de la raza con la voz de Mario Pergolini sobre un video animado. La noble reivindicación de los derechos y la dignidad de los nativos americanos logró, como es de esperar, la aprobación del público.

Cordera, BersuitEs una pena que el público no haya podido escuchar –y que casi ningún medio se encargara de reproducir– las políticamente estériles declaraciones de Gustavo Cordera en la conferencia de prensa posterior al recital. Allí no sólo se negó a responder atinadas preguntas referidas al genocidio ocurrido en América hace más de 500 años, bajo la excusa de que querían hablar de “culos y tetas”; sino que hablando precisamente de los atributos físicos una fan que en un recital pasado se desnudó en el escenario, la calificó de “indiecita insignificante”. Puntos extremos de una cínica contradicción que se expresó en otros pasajes del show.

El otro punto de conflicto en el mensaje de la banda, gira precisamente en su opaca apelación a la “argentinidad”. Aquí hubo una distancia notoria entre lo que Cordera canta en sus letras, y la respuesta del público. Porque cualquiera que le preste atención al tema “La argentinidad al palo”, sabrá que es una canción irónica, que se burla del falso orgullo nacional por cosas triviales como el dulce de leche, la birome o el colectivo; para finalizar con un crudo recuento de cosas que deberían avergonzarnos como sociedad. Toda está crítica cae en un saco vacío del otro lado del escenario, pues los seguidores de la Bersuit se enardecen cantando “¡Ar-gen-tina, Ar-gen-tina!” y “el que no salta es un inglés (¿?)”.

¿Cómo resuelve la banda este malentendido? Dándole al público lo que quiere, y flameando enormes banderas argentinas al tema siguiente. Disolución del conflicto político que se completa con la ausencia de sus temas más “duros”, como “Se viene el estallido” o “Señor cobranza”. Para finalizar el show, la frivolidad de hacer subir chicas al escenario para desnudarse (lograron el topless de una de ellas), que se continuó en las ya mencionadas apolíticas declaraciones a la prensa, que se sintetizaron en la frase “el desenfreno sexual es lo más revolucionario que hay”. Declaración explícita que indica que los tiempos combativos han pasado para el grupo, aunque no dejen de bajar línea desde el escenario para una fanaticada que, por si acaso, obedece a las consigas y se abarrota del merchandising nacionalista de última moda.

Fiesta estilos el sábado, dominio decadente el domingo

El resto de las jornadas del Quilmes Rock dejaron momentos para recordar con menos amargura. El sábado se volvió a vestir de diversión con las buenas actuaciones de Kapanga y Catupechu Machu, mientras que el glamour “palermitano” de los Babsónicos se vio manchado por un sonido que no los acompañó.

El domingo, la Mancha de Rolando demostró ser una de las bandas con mayor crecimiento en el último año. El salto que han dado si se tiene en cuenta su performance en el Quilmes Rock 2003, tanto en popularidad como en calidad de sus canciones, así lo reafirman.

Pero el domingo tuvo como claros dominadores de la escena a los Auténticos Decadentes, que se perfilan como uno de los grandes animadores del festival. Primero sorprendieron el sábado 2 con un recital sorpresa junto a Todos Tus Muertos, fuera de programa. Y cuando les tocó salir a la cancha a dar su propio show, demostraron gran profesionalismo y versatilidad al ganarse a 30 mil personas que en su mayoría no eran de “su palo”. Pegaron con rock directo al principio, luego pusieron a saltar a todos con sus clásicos “La guitarra”, “Tutá Tutá”, y toda una larga lista de temas infaltables en cualquier fiesta que se precie. Con percusión murguera, sección de vientos “a lo ska”, improvisaciones sobre la marcha, el carisma de Cucho para divertir a todos y las inefables baladas de Serrano, los Decadentes ofrecieron una de las mejores actuaciones vistas hasta ahora.

Los Ratones Paranoicos no pudieron mantener el legado de intensidad de sus predecesores (“Los Decadentes los hicieron bailar tanto que quedaron cansados”, se justificó el bajista Fabián Von Quintiero posteriormente), y dieron un show para el sector de seguidores fieles que con una decena de banderas y mucha pirotecnia llenaron el centro del campo.

Para el fin de semana próximo vuelven las presencias internacionales fuertes, con los mexicanos Café Tacuba como preludio a Divididos (viernes 15), los brasileños Paralamas haciendo lo propio con Charly García (domingo 17), y el punk de los norteamericanos The Offspring para quienes extrañan las visitas extranjeras (sábado 16).

14/10/2004

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour