Música

NovedadesArchivo

Juan Pablo Ledo
Goran Bregovic
Corey Glover

Entrevista a Rubén Rada

“El rock perdió el swing”

Texto y Fotos: Mariano García
@solesdigital

Rubén Rada

Renovado gracias al espíritu joven y rocanrolero de aquel desgarbado “crooner” que a los 17 años crecía artísticamente en la escena musical de la Montevideo de los años ’50, Rubén Rada se desdobla y presenta en sociedad a su alter ego Richie Silver. En esta entrevista exclusiva con Soles Digital, la nostalgia y el glamour de Richie se confunden con la actualidad de un Negro Rada profundo y reflexivo, que no por adornarse con bijuoterie y lentejuelas deja de hablar de temas como el racismo, la mediocridad del ambiente del espectáculo o el conflicto entre Argentina y Uruguay a causa de las papeleras.

El renacimiento de un crooner

- ¿Cómo nació Richie Silver?

- Richie Silver empezó cantando rock and roll. En 1958, cuando Richie empezó a cantar, estaban Johnny Tedesco, los Shakers, los Mockers, Tony Williams (un cantor de tango que hacía foxtrot), estaban los Mockie Macks… En aquella época, para cantar rock and roll tenías que tener un nombre en inglés, como Johnny, Jimmy. Entonces a mí en la orquesta de dixieland “Hot Blowers” me pusieron Richie Silver. En el disco, los dos últimos temas, “Angélica” y “Mil cariños”, son temas estilo dixieland de las grabaciones originales de la orquesta. Un buen día, después de un año de cantar, una piba me pidió un autógrafo, y no sabía como escribir “Richie Silver”. Yo escribía todas mis canciones por fonética, en inglés, francés, italiano y portugués. Ponía “tumorrou”, “tenkiu”, “ai si iu”, como suena. Lo único que sabía escribir bien era The Hot Blowers, porque había visto el nombre de la banda escrito en la batería.

- Este regreso tuyo al rock, se da en un momento en que el rock uruguayo vuelve a tener fuerza en Argentina

- Sí, pero eso es casual. A mí me quedaba sólo este disco con la compañía, con EMI. Y me dije “¿qué hago?”, porque ya llevo más de cuarenta discos grabados. Grabé con OPA, con Jon Anderson, con los Fattoruso, con millones de gente. Hice folklore, tango, en el último disco candombe y jazz, cuento cuentos, en “Alegre caballero” paso por la parte caribeña también, un pop caribeño. Entonces, en la compañía me dijeron “¿por qué no grabás un disco conceptual?”, y yo la palabra conceptual no la había escuchado en mi vida. Llegué a mi casa con una calentura que no quería grabar nada. Pero me puse a trabajar en esto, a grabar rock and roll, música negra, blues, todas esas cosas. Cuando lo presento en la compañía, me dicen “esto es un disco conceptual”.

Richie Silver- ¿Cómo entró Richie Silver en el proyecto?

- Había que encontrar un personaje que pudiera grabar esto, porque como Rada no podía. Si Rada, después de “Candombe Jazz Tour”, “Cha Cha Muchacha”, “Será posible”, grababa rock and roll, lo iban a matar. Entonces le dije a Richie “salí del banco, ponete las pilchas y vení”. Richie Silver le agradece a Rada que le de el pase, que lo saque del banco de suplentes, pero no quiere saber nada con él.

- ¿Fue una excusa para hacer algo que Rada no se animaría?

- Lo haría, pero me caerían con todo. Los periodistas me darían con todo…

- ¿Es por los demás, o Rada mismo tendría prejuicios en volver a cantar lo que cantaba a los 17 años?

- No, a mí me encanta. Yo empecé cantando rock and roll, twist, todas esas cosas. Pero Uruguay es un país muy chico, muy colonizado. Date una idea de que yo de chico era súper fanático del Club del Clan, no había una música uruguaya. La música uruguaya empieza a sonar a partir del tango, con “La cumparsita”, “La puñalada”. El rock uruguayo recién comienza en 1965 con Mateo, El Kinto, el Tótem, los Fattoruso con los Shakers, que cantaban en inglés. No aparecía una música original.

- Pero así y todo el rock uruguayo encontró la forma de hacer una fusión que los diferenciara de los dos gigantes que tiene a ambos lados.

- Claro que sí, encontramos un camino, pero era difícil, nos costó mucho. Yo era un cantante que cantaba de todo, era un “crooner”. Cantaba en italiano, en francés, cualquiera cantaba. Escribía tangos, imitaba a Edmundo Rivero.

- ¿Pensás que el rock dejó de ser música negra?

- El rock empezó siendo sólo rock. Hay un rock que es el primitivo… ¿cómo definir lo que me preguntás? Por ejemplo, pasa ahora lo mismo con en el tango. Aparece Bajofondo, tocando música que tiene aire de tango, que está divino, yo me muero cuando lo escucho, me encanta. Pero si querés escuchar un tango, tenés que escuchar a D’Arienzo, a Troilo. Y eso es lo que trato de mostrar en este disco, que el rock original era para bailar, no era para una sinfónica mezclada con heavy metal, con Bach y Vivaldi, todo junto. Escuchás a Queen, y te suena celestial, parece música medieval, pero le falta el ritmo que tenían “Tutti Frutti” de Little Richard, o el “Rock de la Calle”. El rock perdió el swing, se fue transformando en algo más potente en sonido, más sinfónico, pero perdió el swing. Para mí, los únicos tipos que lo mantienen son los Rolling, que tienen aparte coristas negras, y mantienen el ritmo original.

- ¿Por qué se dio esa pérdida?

- Por la zona de la que viene, en los países sajones no van a las iglesias negras todos los días, están en otra onda. No estoy criticando, sólo digo como se dio. Lo fueron adornando al rock, hasta que se fueron a la mierda.

- ¿Por eso tu vuelta al estilo de los ’50?

- Las cosas envejecen, hasta que vuelven otra vez. En Uruguay, por ejemplo, todos los años hay una Fiesta de la Nostalgia, que es a donde va más gente. Todo el mundo va a bailar rock and roll y a escuchar a Cantilo, a Baglietto, a Spinetta, inclusive a los Wawancó. Toda música de otra época. Pero si hoy te ponés a tocar el rock and roll que tocaba Chuck Berry o Elvis Presley, hoy en día, no creo que tengas mucho laburo. Si lo hicieran ellos, seguramente tendrían éxito…

- ¿Y si lo hace Rada?

- Yo no lo estoy haciendo en el mercado norteamericano, lo estoy haciendo en Argentina y en Uruguay, como una manera de tratar de refrescar lo que pasó en aquella época. Yo lo puedo hacer, pero no creo que si Sting graba un disco de rock and roll, le den pelota.

“Países conservadores y grises”

- En el tema “Rock and roll con gomina”, del último disco, decís que Argentina y Uruguay son países “conservadores y grises”.

- Y lo somos. La gracia argentina pasa por tomarle el pelo al otro, eso es gris. El otro día estaba viendo el concurso “Bailando por un sueño” en el programa de Tinelli; en España está este programa, la gente va y baila, y los famosos acompañan a alguna persona que tiene ganas de bailar. Pero acá lo veo y hay gente que un marido o el tío la violó, entonces quiere poner un lugar con psicólogos para que ayuden a las víctimas de violaciones. Otro que se le cayó el ranchito, y quiere levantarlo. Es una especie de golpe bajo, eso también es gris. De lo que yo hablo en el tema, cuando digo “el mundo visto de atrás / empieza por la Argentina”, es que cuando estás en Nueva York o en Finlandia, te dicen que Argentina es el culo del mundo, y Uruguay está atrás del culo del mundo. Por eso agrego “y luego viene Uruguay / que está parado en la esquina”.Y ahora se está viendo que pasa lo que escribí en la canción: “los problemas de Uruguay / se sienten en Argentina / lo mismo pasa al revés / con estas tierras vecinas”.

- Cuando escribiste esa letra, ¿ya estaba el problema con las papeleras?

- No, hace tiempo que hice ese rock and roll. Ahí también digo “Si viene de rock and roll / las radios se contaminan / y te tenés que bancar / lo que la moda decida”. Yo me tuve que ir de Argentina cuando se puso de moda “el petiso” (Ricky Maravilla), “la bomba tucumana” (Gladys), Pocho la Pantera. Y me pedían a mí que grabara cumbia, y les decía que no me jodieran, que yo no quería grabar cumbia. A eso me refiero, aunque sean dos hermosos países que amo, Argentina y Uruguay. No viviría en ningún otro país que no fueran estos.

- Como ciudadano de ambos países, ¿cómo vivís el conflicto por las papeleras?

- Rogando que no haya ningún imbécil, o un par de imbéciles de las distintas orillas, que empiecen a decir pavadas y se enfrenten, cuando realmente el clima de los dos pueblos es de cruzarse y darse la mano.

- Justo en este momento, hay bandas uruguayas muy seguidas por el público argentino, como No Te Va Gustar, La Vela Puerca. Es como si la música uniera lo que la política separa.

- Totalmente. Bandas como La Tabaré, Once Tiros, la Triple Nelson, hay un montón que están muy bien en Argentina. Y no sólo músicos. Pasa en la medicina, con barmans, con peluqueros, con artistas… con todo.

- A causa del conflicto, ¿hay resentimiento en Uruguay, respecto a Argentina?

- No con Argentina, sino con el gobierno.

- Pensás que esto es nocivo para esta buena relación cultural entre los dos países, de la que hablábamos.

- Sí, porque dejaron que se inflara demasiado la bola. Y eso no se puede permitir. Es como en el programa de fútbol “El Aguante”, donde ponen a dos hinchadas de fútbol insultándose una a la otra, y es porque van y le preguntan a un hincha que hable de la otra. Acá es como si hubiera hinchas de Uruguay y de Argentina, y los buscan para que se agredan. No es que buscan a intelectuales, o a alguien que diga que esto es una tontería, que es un problema entre los gobiernos. Agarran a un tipo de la calle que te dice “estos argentinos se quieren quedar con todo, porque somos un país chico”, y de acá le responden “uruguayos muertos de hambre que les damos de comer y ahora nos quieren contaminar”. Y eso lo ponen en los mejores canales, en los programas más vistos, para crear un clima asqueroso. Es un disparate hacer eso. ¿Y eso quién lo puede parar? Tabaré y Kirchner.

“El racismo se ve cuando el negro se mete en tu casa”

Rubén Rada

- A pesar de las lentejuelas, parece que a Richie Silver no le escapa a la política. Por ejemplo, en temas como “Negro” y “Sonido mundial”.

- “Negro” es una canción vieja, de Tótem. “Sonido mundial” dice “Si tuviera en la voz / un sonido mundial / cantaría por nuestros sueños / Si me dieran el don / de poder convencer / no tendríamos niños muertos”. Yo ahí le pido a Dios que me dé una voz que pudiera cambiar las cosas.

- ¿Richie es más político que Rada?

- No, no es más político que Rada, Richie es más divertido.

- Pero dice lo suyo también, no es frívolo.

- En “Negro”, de lo que habla es del negro uruguayo. ¿Cuántos negros uruguayos viste que hayan triunfado en Argentina, que hayan hecho algo? Ninguno.

- Ni siquiera futbolistas...

- Ni siquiera, ¿no? Lo que yo digo, es que el negro en Uruguay -donde se dice que no hay racismo-, se queda quieto. Recién ahora empezaron a estudiar, a meterse en los medios. El racismo se ve cuando el negro se mete en tu casa. Cuando llevás a tu hijo al médico y lo atiende un negro, cuando lo llevás a la escuela y el maestro es negro. Ahí se ve el racismo. Mientras el negro no aparezca en ningún lado, y se quede tocando el tambor y cante, y juegue al fútbol, no molesta para nada. Si habría que votar a un negro para presidente, ahí quiero ver si no hay racismo. Eso es lo que yo les quería decir a los negros: “negro, volvé, luchá”.

- En Argentina, ¿como viviste el racismo?

- No lo viví tanto, porque Argentina tiene sus propios negros. Pero me duele que les digan cabecitas. Me duele, y cuando se lo digo a alguien, me dicen “no, ustedes son distintos”. Es una taradez. El racismo es una enfermedad peor que el cáncer, porque vivir toda una vida odiando a un ser humano por el color de la piel, es una enfermedad muy grave. Habría que darles una inyección para que fueran daltónicos.

Rada termina por ganarle la pulseada a Richie, y el que termina respondiendo es el más auténtico Negro que, olvidándose del brillo y las poses, no esquiva ningún tema controversial. Pero el nuevo disco de Richie Silver es motivo de alegría para él, entonces vuelve a su personaje y se entusiasma imaginando una segunda entrega de este querible alter ego, esta vez dedicada al jazz. Sueña con una big band compuesta por Malosetti, Oscar Giunta, Osvaldo Fattoruso, Ricardo Nolé, Juan Cruz de Urquiza y Américo Belloto, entre otros. Deja volar la imaginación, recuerda sus primeras influencias musicales de Count Basie y Duke Ellington, y comienza a tararear un standard que nos despide al ritmo del swing. Ese mismo swing perdido que le devolvió al viejo rock and roll.

Notas relacionadas:

Informe especial: Rock uruguayo

Trío Fattoruso

21/4/2006

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour