Música

NovedadesArchivo

Corey Glover
Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO

Screaming Headless Torsos

Deconstrucción jazz-rock

Screaming Headless Torsos - David Fiuscynski

Texto y fotos: Mariano García
@solesdigital

Cerebro de jazz, corazón funk y vísceras rockeras conforman la anatomía de los Screaming Headless Torsos, banda creada y liderada por el excepcional guitarrista David Fiuzcynski que se presentó el fin de semana pasado en The Roxy Bar.

Con el talento y poder de la percusión de Daniel Sadownick (único miembro sobreviviente a la formación original del debut en 1995) como principal aliado y soporte, los SHT se lanzaron a reconquistar a un público que hacía 9 años esperaba su regreso.

Fueron precisamente las congas de Sadownick las que marcaron los compases de una intro que dio pie a los inconfundibles acordes iniciales de “Vinnie”, uno de los clásicos más reconocibles por el público en general que puso en marcha la compleja maquinaria sonora encabezada por “Fuze”.

Siguieron dos temazos del disco 2005: “Mind is a river” y “Zoom Zoroc”, que mostraron lo mejor del vocalista Freedom Bremner, que tiene la difícil tarea de reemplazar al enorme Dean Bowman. Fue precisamente a continuación que llegó “Blue in green”, aquel blues de Miles Davis deconstruido al extremo en clave de reggae-soul-punk, y quizás los más puristas extrañaron un poco el la amplitud y registro vocal de Bowman. Pero Bremner tuvo revancha con “No Survivors”, una balada soul más a su medida.

Screaming Headless Torsos

Además de temas nuevos de su próximo disco, la banda también presentó a las recientes y jóvenes incorporaciones en la base rítmica: el talentoso multiinstrumentista Louis Cato en batería y el eficiente David Ginyard al bajo, a quienes no les pesó la responsabilidad de estar en medio de las acrobacias que improvisaban Fiuzcynski y Sadownick a ambos costados del escenario. Cada uno tuvo su momento para desarrollar su talento solista, ofreciendo a la audiencia el lujo de ver a músicos de conservatorio brindar su destreza al servicio de géneros populares como el rock y el funk.

El momento solista más destacado de la noche estuvo, como no podía ser de otra manera, en manos del genial Fuze. En su largo y expresivo solo, este profesor de la Berklee School of Music de Boston dio una verdadera clase de cómo aprovechar las 18 cuerdas de su guitarra de doble diapasón, utilizando el mástil sin trastes para explorar las escalas microtonales propias de la música turca y oriental. Un verdadero desafío que expande las posibilidades de la escala cromática de doce tonos temperados típicas del jazz, el rock y toda la música occidental.

Sadownick no se queda atrás, y brinda una clínica de polirritmia adornada con color afrocaribeño en su solo de percusión. Profundo e intenso, precede el cierre del show con “Smile in a wave”, donde la banda descarga toda su energía rockera acumulada, y la potencia sonora explota en su máximo nivel.

Daniel Sadownick
Daniel Sadownick

El lugar quedo desbordado, pero la disposición de mesas nunca fue del todo desbaratada por un público más obediente a la disposición del local que a los incentivos que llegaban desde el escenario para que se pararan y movieran. Una más pedía el público, y con “Free man” los SHT se despidieron hasta la próxima.

Sujetos a los caprichos de la industria del entretenimiento que regula el circuito musical, hubo que presenciarlos en un lugar reducido y poco adecuado para una banda que sin que tiemble el pulso se la puede enlistar dentro de las más importantes de los últimos 10 años en cuanto a originalidad, creatividad y desempeño en escena. Aunque recluidos en el circuito under global, los SHT continúan la herencia de Living Colour o Fishbone; y al igual que sus predecesores tienen destino de banda de culto para los todavía creemos que el rock puede ser algo mejor que pirotecnia en estadios y videoclips millonarios.

23/3/2010

Notas relacionadas:

Galería de fotos de Screaming Headless Torsos

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour