Música

NovedadesArchivo

Mike Patton
Goran Bregovic
Corey Glover
Tan Biónica: pasados de posmodernidad
Tan Bionica
Por Martín Pérez Antelaf

Me acerqué a la banda Tan Biónica a raíz del artículo Tan Biónica, “Obsesionario”: El sabor del desencuentro de Sergio Visciglia, colega del cual soy seguidor de su trabajo ya sea en Soles Digital –como es el caso- como también en “El bondi”. Si bien ya había escuchado a la banda por la radio, nunca me detuve demasiado. También debo confesar que la primera vez que vi un video-clip de ellos fue desde por medio de un E-mail con una introducción poco afectiva para con la banda por parte de quien lo enviaba, y adjunto el respectivo link para apreciarlo online.

Fue entonces que decidí dar otro repaso a la banda, sobre todo después de las buenas impresiones que leí en la nota. Entre a diversos sitios para escuchar su música, leer sus letras, apreciar diferentes aspectos estéticos de grupo. No sé si me chocó la vestimenta de estos jóvenes en sus producciones fotográficas en las que aparecen con un “look” (léase vestimenta y accesorios) demasiado similar al que utilizó la banda británica Cold Play para unas fotos de su último disco (casualmente el cantante aparece tocando un piano vertical como se lo suele ver al rubio vocalista de la banda de la banda anglosajona); o quizás me hizo ruido lo excesivamente edulcorado de la música de Tan Biónica… debe ser que me aburre mucho ver las fórmulas que funcionan repetirse hasta el cansancio.

En verdad, en todo caso, me sorprende el visto bueno a las mínimas cosas que se pueden llegar a rescatar de esta banda: creo que cuesta más encontrar algo bueno (y esa es una virtud de la nota de Sergio, francamente) que toda la serie de clichés, estereotipos, banalidades que tiene la estética misma de Tan Biónica.

Quizás sea un choque de gustos de clases, no lo voy a negar. Pero pecaría yo de inocente si sostuviera que el arte es objetivo e igual para todos. Estaría subestimando a quien escucha, ya que aquel que no aprecia un supuesto arte objetivo, es un “bárbaro cultural”. Lejos de esta perspectiva humanista, considero que la canción “Loca” puede, y está, sobredeterminada de una manera tal que puede ser gustosa para muchos, jamás para todos.

El caso de Tan Biónica, es peculiar: tiene una simpleza tediosa en su música y frases como “Se aleja con un Johnnie que la ayuda a revivir” proyectan a quien escucha a un imaginario, e incluso a una búsqueda estética del arte, por lejos “artística”… si consideramos el arte como la apertura a una cultura diferente (de elementos compartidos pero que tienden a la transformación), una experiencia de vivencias nuevas, o incluso –si bien yo no concuerdo- la manifestación catártica en el mismo acto.

No encuentro alguna de estas opciones (seguramente habrá muchas más) en la “propuesta lírica” del grupo. Sí encuentro recursos facilistas por parte del letrista del grupo pop, como:

“Loca, me gustás así de loca, inestable y caprichosa
Mucho mejor que el vino son los besos de tu boca
 Y tal vez es porque vivo, de la forma en que malvivo
Que te digo lo que digo, que me encuentro tan perdido” (“Loca”)

“Loca” como interjección y después como adjetivo, o un verbo (“vivo”) y un modismo como su antítesis (“malvivo”) en el mismo verso es propio de una lírica cercana a Ricardo Arjona que de una lírica, no te voy a decir de ruptura pero por lo menos, jugosa.

“Loca, sólo lo que escribo es lo que soy
No tengo mucha energía para hoy
Loca, tengo ganas locas de volver
Como flores que volvieron a crecer” (“Loca”)

La letra, chata (el recurso de la rima por verbo, es de las más “quemadas”… creo que son pocas las excepciones donde no suenan forzadísimas), es acompañada por una serie de acordes, o de una cadencia, bastante… chata, previsible: musicalmente es el arroz con leche o algo menos complejo que un Alejandro Lerner. Un ejemplo:  

a

Volviendo a la lírica frases como:

“Y este amor es como un helado caliente
Que te quema cuando lo querés chupar
Que se empeña en no dejar sobrevivientes
Que es mentira pero también es verdad” (“Beautiful”)

Vemos la clara intención comercial –esto está fuera de toda duda-, pero yo le agregaría que son nocivas a una conformación, mínimamente abierta, de un gusto por el arte musical.

Quizás por una cuestión ya totalmente parcial de mi gusto, creo que la peor ofensa de estos muchachos a un cantor son los versos que dicen:

“Este amor es como un tango del polaco
Porque no hay milonga ni aceleración” (“Beautiful”)

¿Tienen alguna remota noción de lo que están intentando decir? Porque pasan el umbral de la posmodernidad… o caen en lo peor de ésta: el pastiche gratuito y sin sentido en el arte, pero ni siquiera en aras de un irracionalismo, de una experiencia de apertura en base a la ruptura, sino un “tiremos alguna y vemos qué onda”… es mercancía creada para una cómoda escucha, sin sobresaltos, sin emociones fuertes.

¡Ojo! Repito: cada uno puede tener su gusto. De hecho lo forja como puede, lo degusta, lo fuerza, lo moldea.

Personalmente –porque todo finalmente es subjetivo- no encuentro ningún tipo de emotividad artística en estas ni en ninguna de las canciones de fácil digestión de Tan Biónica, o -directamente- comerciales sin ningún tipo de escozor. Hasta incluso las canciones de “letras nostálgicas como “El color de ayer” o “Pétalos”, tienen la contundencia de canciones de adolescentes como Airbag, o la oscuridad de un Sergio Denis, sin desmerecerlo, pero convengamos que el tipo no es Nick Cave ni quiere serlo en ningún momento.

Sí tiene mucha prolijidad la producción del disco, es ordenado, está bien mezclado por lo que se puede escuchar, pero esto no lo considero de un peso fundamental en el hecho artístico: son tecnicismos que se aprenden con el oficio.

Sin dudas están lejos de “un combo de muy buenas canciones”.

Todo esto lo escribo desde la sorpresa, con intenciones de dialogar sobre gustos. Personalmente me sorprendió, repito, esta mirada benevolente sobre esta banda.

5/1/2012

Notas relacionadas:

Tan Biónica, “Obsesionario”

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Chuck D Ed Sheeran Living Colour