Música

NovedadesArchivo

Festival Viaje de Agua Vol.2
PONCHO
Chuck D

Two Door Cinema Club

Como en un sótano irlandés

Two Door Cinema Club

Por Micaela Alar
mica.alar@live.com

Fotos: Mariano García
@solesdigital

Con la aguja del reloj a un paso de marcar las 9, los guardias de seguridad de La Trastienda ya avisaban el comienzo del show. Se podía escuchar algún que otro grito proveniente del público a quienes la emoción no los dejaba diferenciar entre los miembros de la banda y los asistentes. Unos minutos después, mientras las luces jugaban sobre el escenario, Two Door Cinema Club hizo su aparición y trajo consigo su sonido eloctropop e indie rock.

La banda de Irlanda del Norte se presentó en San Telmo el jueves 4 de abril con el objetivo de promover su nuevo disco Beacon. Este álbum, que llegó a estar entre los primeros puestos de los rankings de Reino Unido e Irlanda, salió a la luz en agosto de 2012 y contó con Jacknife Lee (U2, R.E.M.) como productor. El día anterior formaron parte del Pepsi Music, donde también tocaron Pearl Jam, The Black Keys y The Hives, entre otros.

La canción encargada de hacer que la multitud comenzara a saltar fue Sleep Alone, primer sencillo de su último álbum. Le siguió Undercover Martyn de su primer álbum Tourist History, que fue uno de las tantos temas esperados por sus fanáticos ya que querían gritar junto a ellos dos palabras: basement people (como sus fans se hacen llamar a sí mismos y lo que escribieron en banderas y hasta paredes).

Alex Trimble es el cantante principal pero también en los shows en vivo alterna entre la guitarra y el teclado. Para la tercera canción, Trimble se sentó frente al teclado mientras que el guitarrista Sam Halliday y el bajista Kevin Baird se turnaban en los coros para cantar Do You Want It All.

Una característica que diferencia sus shows en vivo de sus álbumes de estudio es que en el momento de grabar sus discos, la batería se crea digitalmente y cuando salen de gira cuentan con un baterista, Benjamin Thompson. Sin embargo, durante sus conciertos todavía utilizan las pistas de batería ya grabadas. El sonido que la banda busca lograr sale de la combinación de guitarras, el bajo y los sintetizadores, principalmente. Halliday dice que Two Door no busca repetir una misma fórmula una y otra vez sólo porque les dio éxito, sino que quieren crear música que los hagas sentir satisfechos, felices.

Entre muchas gracias y thank you, siguieron This Is The Life, Wake Up,  You’re Not Stubborn y Settle, alternando en la lista de canciones entre su primer álbum al segundo. Después fue el turno de Sun, segundo sencillo de Beacon, que cuenta con un video muy simpático dónde los tres músicos tocan frente a la costa y varias personas vestidos con onda playera aparecen y desaparecen a su alrededor.

Trimble con su pelo colorado característico cumplió con el estereotipo irlandés y su bebida de elección fue la cerveza que en su envase porta los colores de la bandera argentina. Además, en cada canción demostraba su pasión por la música de manera muy expresiva e insistía al público que se le unieran cuando cantaba.

Luego de Sun, una ola de chasquidos invadió el lugar a pedido del colorado cuando comenzó a sonar Pyramid. Y La Trastienda estalló con ah oh ahah oh, introducción de I Can Talk. Después siguieron más canciones entre las que se encontraban Costume Party, The World Is Watching, Next Year, Something Good Can Work, Handshake e It’s Too Late EAT That Up, It’s Good For You.

Luego de que sonara la última frase de It’s Too Late…, Trimble miró al público y dijo “cheers” (salud en inglés) con la latita de cerveza en alto. Y con eso los cuatro bajaron del escenario para retornar unos minutos después mientras se escuchaba el típico cantito de cancha: “Olé, olé, olé, olé, Two Door, Two Door”. Y volvieron con todo: de la nada, unos globos grandes y blancos volaron sobre las cabezas del público, yendo y viniendo, llegando al escenario y de vuelta a la masa de personas que jugaban con ellos. Mientras eso sucedía, la banda oriunda de Bangor hacía saltar a todos con Someday y Come Back. Antes de que le llegara el turno a What You Know, uno de los cinco sencillos de su primer álbum de estudio, Trimble dijo que esperaba verlos a todos otra vez y preguntó “Ready?” (¿Listos?). Los globos seguían dando vueltas por el lugar y el público saltaba a más no poder. Otra vez, saludaron y se bajaron del escenario.

Un murmullo recorría La Trastienda: “¡No tocaron Cigarettes In The Theatre! ¡No se pueden ir sin tocar esa!” Los nervios de que What You Know haya sido su última canción llevaron a que todos comenzaran a cantar el estribillo varias veces, mientras que en el escenario los asistentes chequeaban los instrumentos. Y como “no podían irse sin tocar Cigarettes In The Theatre”, Alex, Sam, Kevin y Benjamin volvieron. Como siempre no podía faltar el corpiño colocado estratégicamente en el micrófono del cantante principal, además de un gorro de cotillón símil Chavo del 8 (que más tarde terminaría en la cabeza de Halliday y de ahí en una foto en la cuenta oficial de Twitter de la banda).

Se sentía en el aire que el concierto estaba llegando a su fin. Flashes y más flashes intentaban capturar las últimas fotos antes de que Two Door Cinema Club diga su último adiós. Cigarettes seguía sonando y Halliday con su camisita rayada roja y blanca tocaba subido a un parlante. Para sorpresa del público, Baird dejó su bajo de lado, se sacó todo cable que lo conectara con el escenario y se bajó de él para mezclarse con sus fanáticos. Se puede decir que la musculosa que llevaba ese día no la va a poder usar nuevamente.

Más que último adiós, la banda norirlandesa dijo hasta luego y así cerró una noche inolvidable tanto para su público como para ellos. Seguramente se los podrá ver pronto caminando por las calles de Buenos Aires para tomar más fotos y tocar mucha más música.

Más fotos. Click para ampliar

8/4/2013

Notas relacionadas:

Two Door Cinema Club: Una banda de película

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Música
Indio Solari Ed Sheeran Living Colour