Sociedad

NovedadesArchivo

   

Desmitificar el estrés

2° Feria Iberoamericana de Gastronomía

Cuando San Valentín necesita un traductor

 

Los Guardianes de Mugica

Al ritmo del compromiso solidario

Por Catalina Pantuso
catalina@octubre.org.ar

Los Guardianes de MugicaA diferencia de lo que ocurre en provincias como Jujuy, Salta, Entre Ríos o Corrientes donde la tradición de festejar el carnaval se ha mantenido y por lo tanto estas celebraciones son verdaderas fiestas populares que atraen miles de turistas, los porteños perdieron los días feriados y se fueron olvidando de los disfraces, los bailes, el papel picado y las máscaras.

Sin embargo en los últimos años la Ciudad de Buenos Aires fue recuperando los corsos de Carnaval y muy especialmente sus murgas barriales.

Sin el despliegue de las carrozas alegóricas ni el profesionalismo las comparsas del interior del país, los murgueros de nuestra ciudad se presentan con levitas bordadas en lentejuelas y sus infaltables galeras. Poco a poco fueron conquistando territorios contorsionándose al ritmo de los bombos, clarinetes y redoblantes.

Uno de los corsos se instaló en las calles de la Villa 31, y en ella juegan de locales “Los guardianes de Mugica” una murga creada y dirigida por Nelly Benítez, para homenajear al Padre Carlos Mugica conocido como “El cura de los pobres”, quien trabajó por los derechos de los más necesitados organizando el Movimiento Villero Peronista, y que fue asesinado en 1974.

Nelly tiene 35 años; nació en la provincia del Chaco y vive en la Villa de Retiro ”desde siempre”. Por la mañana trabaja en un kiosco de diarios y revistas y desde allí imagina coreografías y canciones que más tarde ensayará con los niños y jóvenes de la murga. Tiene una formación poco habitual entre los habitantes de la villa: terminó la escuela secundaria con casi 10 de promedio, cursó dos años en el ISER y actualmente está estudiando el traductorado de inglés en la Universidad.

Los Guardianes de Mugica

Si bien no llegó a conocer personalmente a Mugica, recuerda perfectamente su obra. Su compromiso con el barrio comenzó cuando un grupo de profesionales del área de Promoción Social, del Hospital Fernández, realizó un curso de primeros auxilios del que ella participó y en el que tomó conciencia de que la música podría ser un excelente medio para difundir con facilidad muchos conceptos.

El 9 de octubre de 1999 los restos de Mugica fueron trasladados desde el cementerio de la Recoleta a la capilla Cristo Obrero, ubicada en el barrio Comunicaciones de la villa. Llegó acompañado por el ritmo de la murga “Los Crotos de Constitución”, hecho conmovió a todo el barrio y es en ese momento que Nelly, junto a un grupo de jóvenes, decidieron armar “Los Guardianes de Mugica”.

El proyecto contó con la participación de unos 60 chicos y con el apoyo de sus padres se hicieron rifas, bingos, venta de comestibles y otras actividades a los fines de obtener los recursos materiales que les permitiera comprar los trajes y los instrumentos. En un primer momento llegaron jóvenes de otros barrios para transmitir sus conocimientos, especialmente en la composición de las letras de las canciones. Los trajes se confeccionaron en la villa, con la ayuda de Alicia del Comedor Arca de Noe y el Padre Guillermo Torres hizo un aporte solidario para que pudieran completar el vestuario.

Nelly considera que ”autogestión y autonomía son conceptos vitales en nuestra forma de conducirnos y financiarnos, ya que nos manejamos de manera independiente con respecto a la iglesia y a los partidos políticos. Buscamos promover el trabajo, en contraposición a las prácticas asistencialistas que sólo refuerzan la dependencia impidiendo el desarrollo de las personas y de la comunidad.”

La primera presentación del grupo se realizó el 11 de mayo de 2000, en la capilla Cristo Obrero, al cumplirse el 26 aniversario del asesinato del cura. Actuaron después de la misa, en un día de mucha lluvia por lo que Nelly recuerda que tuvieron un “bautismo de barro”. En los carnavales del 2001 se llevó a cabo el primer corso de Villa 31, incluido dentro del circuito oficial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En el 2003 la murga obtuvo el puesto 65 dentro de la competencia oficial.

Los Guardianes de MugicaEn la actualidad forman parte de “Los Guardianes de Mugica” unas 60 personas; lo más interesante es que esta es una murga de chicos —Juan José el jefe de percusión de la “bandita musical” tiene 12 años— ya que sus integrantes, mayoritariamente, no superan los 16 años.

Nelly afirma que “Quienes nos embarcamos en la creación de la murga, entendemos que nuestros objetivos van más allá que divertir durante el carnaval. Estamos convencidos de que conceptos como libertad, justicia, derechos humanos, paz amor y solidaridad deben estar presente en nuestra canciones, en los estandartes y en la bandera que nos identifica. Compromiso, responsabilidad y cooperación: eso es lo que genera la murga". Es por esto que además de ensayar durante todo el año, complementan su accionar con otras actividades relacionadas con la educación artística y popular. Recientemente fueron invitados por un grupo de teatro profesional —Luciana Ulrich y Gabriel Morales Lema, que actuaron en el Centro Cultural Arte y Cultura— para intervenir en la obra “Romeo y Julieta”. Los Guardianes de Mugica consideran esta experiencia como muy enriquecedora y ya están pensando en poner en escena una obra de teatro escrita colectivamente, que cuenta la historia del barrio y sus mugueros.

Durante este mes de febrero, la villa de Retiro tendrá su cuarto año de carnaval y como premio al esfuerzo realizado habrá dos puntos de reunión, el ya tradicional de barrio Güemes y ahora también en el barrio Comunicaciones. Cuando se tienen proyectos claros la alegría es un ingrediente imprescindible para alimentar la voluntad de llevarlos a cabo.

10/2/2004

www.solesdigital.com.ar 

Lo más visto de Sociedad
Historia de las Villas Miseria Florencio Molina Campos El peronismo en fotos