Sociedad

NovedadesArchivo

   
2° Feria Iberoamericana de Gastronomía

Cuando San Valentín necesita un traductor

Extreme selfies

 

Cuando San Valentín necesita un traductor

Por Gilson Jorge (Brasil)
gilsonjorge@gmail.com

Fotos: Mariano García
@solesdigital
photosniper.com.ar

Hace mucho tiempo, escuché un chiste europeo sobre cómo sería el cielo y el infierno para alguien utilizando estereotipos nacionales. En el cielo se tendría un amante francés, un automóvil alemán, un policía Inglés y un chef italiano. Ah, y todo organizado por un belga. En cambio en el infierno, el coche sería francés, tendríamos a un policía alemán, el chef sería inglés y el amante belga. Y para colmo, la organización quedaría a cargo de un italiano.

En víspera de un nuevo Día de San Valentín en el Hemisferio Norte, vamos a olvidar los coches, la culinaria, la policía y la organización y nos concentraremos en un punto:
¿Cómo es seducir o salir con una persona que tiene una cultura diferente? Si ya es difícil entender lo que está pasando en la cabeza de una persona que habla una misma lengua y creció en un ambiente similar, me pregunto, ¿cómo es tener que traducir, literalmente, los sentimientos de un extranjero?

La fama del amante latino ha recorrido el mundo entero, poniendo bajo la misma etiqueta, a los ojos de la gente de los Estados Unidos y del norte de Europa, los hombres colombianos, italianos, argentinos y brasileños.
Pero cualquiera que haya pasado al menos un día en dos en esos países va a notar que existen diferencias enormes en el camino de aproximación y de trato para con una mujer o de otro hombre.

Para los hombres argentinos, por ejemplo, es completamente normal besar a otro hombre en la cara a pesar de que acaban de conocerse. Es innecesario decir que cuando visitan Brasil e intentan repetir dicho tratamiento amistoso, van a pasar un momento difícil e incomodo intentando explicar que ese beso no está vinculado a la sexualidad ni nada parecido.
De todas formas, los brasileños los seguirán mirando con ojos extrañados. Por otro lado, los argentinos, van a encontrar muy extraño que para los brasileños sea bastante común ir a la playa vistiendo un diminuto traje de baño. Así que los argentinos también posarán miradas raras en los hombres de Brasil.

Pero vayamos a lo que es el coqueteo
¿Cómo se puede tener una idea de si un persona de otro país está interesado en usted o no? Los manuales de seducción dicen que hay reglas universales comenzando por los ojos, la mirada, ¿correcto? Bueno, si piensas en una chica argentina, vas a pasar meses tratando de averiguar qué les sucede. Es que la argentina, como me dijo un amigo de Buenos Aires, no te mira ni siquiera cuando está realmente interesada en uno. Esto significa que en términos generales, usted va a tener que hacer un verdadero esfuerzo para atraer la atención de una mujer de la Reina del Plata.

¿Y qué pensaría si una muchacha rechaza una invitación para cenar con usted porque debe lavar su ropa?
Bueno, si la chica es de los Estados Unidos, probablemente esté diciendo la verdad. Si bien ella puede pensar en usted como su príncipe azul, el hombre que soñó para ser el padre de sus hijos, no hay manera de que vaya a dejar de hacer el “laundry” para salir con usted. ¿Ha oído hablar sobre el destino manifiesto y cómo los estadounidenses tienen siempre algo que hacer por la humanidad? Bueno, mala suerte para usted, pero en ese momento su misión es lavar la ropa.



En cambio, las mujeres brasileñas nunca dirían algo así para rechazar una cita. Los brasileños somos muy sensibles y creemos que ese es el tipo de cosas pueden lastimar a alguien. ¿Quién pudiera recuperarse después de haber sido cambiado por un lavarropas una noche de sábado? Una niña brasileña usaría otros motivos o razones para rechazarlo. Tal vez le diga que su abuelo acaba de morir, que ya tenía una cita con sus compañeros de trabajo o puede fácilmente aceptar su invitación y dejarlo esperando durante horas hasta que uno se da cuenta que esa noche va a comer solo.

Durante la seducción, algunas reacciones, de hombres y mujeres, son independientes del lugar donde la persona haya nacido. La verdad es que a veces hay poco tiempo para acercarse a una persona y mostrarse interesante. Además, debemos saber que esa persona va a reaccionar de cierta manera dependiendo de cómo haya sido su día o si lo encontró lo suficientemente atractivo. Hace un tiempo, un amigo italiano me contó que estaba en un bar junto a unas amigas cuando un chico danés se acercó y le preguntó a una de ellas si quería bailar. Ella contestó que no y el hombre se fue. Lo interesante es que ella sí quería bailar con él, sólo que también quería que le muchacho volviese a insistir. Pero claro, se trataba de un danés. Por el contrario, un brasileño hubiera insistido hasta la muerte y ella hubiera aceptado aunque fuera sólo para deshacerse de él antes de la siguiente canción.

Y cuando se trata de cuán difícil puede ser entender la seducción, hay que destacar una escena de la película “Tootsie” en la que el personaje interpretado por Dustin Hoffman, fingiendo que es una mujer, escucha con atención toda la fantasía del personaje de Jessica Lange, contando en detalles que
ella soñaba con ser atrapada por un extraño. Al día siguiente el personaje de Hoffman, y sin usar ropa de mujer, la conoce y hace todo exactamente de la manera que ella le había contado. El resultado: recibe un cachetazo por parte de ella. Es decir, que en la vida real las fantasías podrían eventualmente funcionar, independientemente de la nacionalidad de la niña, pero siempre y cuando usted fuera Brad Pitt o ella no tuviera ropa para lavar.

9/2/2016

www.solesdigital.com.ar 

Lo más visto de Sociedad
Historia de las Villas Miseria Florencio Molina Campos El peronismo en fotos