Teatro

NovedadesArchivo

 

Arde brillante en los bosques de la noche
Próximo
Pompeyo Audivert
 
 

 

Francisca Mauas: Disfrutando el silencio

Por Mariano García
mariano@octubre.org.ar

Francisca Mauas

Multifacética y polivalente, Francisca Mauas recorre los caminos del teatro desde la actuación, la dirección y la dramaturgia. Su última obra en cartel, “Una vez inmóvil” (presentada en el Teatro El Fino),  fue escrita por ella, co dirigida con Judith Schmorak y protagonizada junto a los actores Nicolás Salischiker y Gael González Costa. Una verdadera “triple amenaza” en el mundo de las artes escénicas, que recibió a Soles Digital para una entrevista en la que hace un balance sobre su obra, carrera y nos abre una ventana para conocer su mundo interior.

Soles Digital: ¿Cómo hacen como para convivir en una misma persona la actriz, la directora y la escritora?

Francisca Mauas: Es difícil pensar en lo que uno es, porque no conozco otra realidad, para mí todas esas facetas conviven. Por ahí lo que menos me siento es directora, porque todavía me falta mucha experiencia y siempre tuve una ayuda en co dirección; y cuando no la tuve al final no fue tan fácil. Me siento directora de mis proyectos, en el sentido de tomar decisiones  en lo que es de uno. Por ahí, es por eso que la dirección es el lado en el que me gustaría trabajar más.

SD: Es como que cada actividad requiere distintas cualidades. Ser actriz implica estar expuesta, mostrarse frente al público, mientras que la dirección tiene que ver con la organización, y mirar a los demás más que a uno mismo.  Y la escritura como el lugar más íntimo y solitario.

FM: Para mí escribir y actuar tienen cosas muy similares. Cuando uno escribe se mete en un personaje; por ejemplo yo ahora estoy escribiendo en primera persona, y estoy poniéndome en la piel del personaje.  Para mí los escritores son como actores ocultos.

SD: Cuando escribís, ¿ya te pensás en uno de los personajes?

FM: En general sí. Vamos a verlo desde el otro lado: el actor que escribe también tiene un deseo de actuar y que no lo tengan que llamar. Es generar un proyecto propio, a partir de lo que a uno le gustaría actuar. Es muy difícil a veces encontrar el papel que vos querés, y que te lo den. Entonces, escribiendo yo hago el papel que se me ocurre, con esas líneas que siempre quise decir. En mi caso tiene que ver con mi personalidad, yo me siento un poco cambiante, multifacética, no me imagino haciendo una sola cosa.

SD: Si hubiera que elegir una cualidad tuya para resaltar a primera vista, sería esa versatilidad.

FM: Por eso yo no me considero ni una cosa ni la otra, sino varias, o nada. A veces no sé que soy. A mí a veces me da vergüenza decir que soy actriz, porque al lado de un actor “marca actor” (como les digo yo), de oficio, siento que yo perdí ese mecanismo de que te den un libreto para estudiarlo. Me cuesta más, porque en general soy yo la que me escribo mis personajes.

SD: ¿Pensaste en escribir una obra que no te incluya como personaje?

FM: Sí, lo hago. Ahora, por ejemplo, estoy escribiendo una obra en la cual seguro no voy a actuar, porque es una obra rara, que tiene un poquito de danza, y no creo que pueda interpretar nada ahí.

SD: ¿De dónde viene la inspiración a la hora de escribir?

FM: No siempre el proceso creativo es igual. Pero en general se me aparecen personajes que conocí, luego deformados por mi propio ojo. Me gustan los personajes que encuentro en la vida. A pesar de tener un poco de fobia a estar expuesta en público, me gusta hablar con la gente. Otra cosa que me pasa es que sueño mucho, y yo con los sueños tengo algo especial. Mi humor suele depender mucho de los sueños, y también me quedan personajes de ahí, que en general es uno mismo y la gente que me rodea, pero que aparecen en los sueños de forma extraña.

Una vez inmóvil

SD: De ahí que una obra como “Una vez inmóvil” no sea tan literal, o explícita.

FM: Me da la sensación de que s una obra especial, rara. Fue un poco polémica en algunas cuestiones, por los misterios que tiene, por las situaciones que no se resuelven, porque plantea más preguntas que respuestas. A mí me gusta, pero sé que no todo el mundo lo soporta. A veces la gente quiere respuestas, y a mí me gusta generar preguntas. Que sea el espectador el que cuenta la historia.

SD: Ahí aparece la importancia de los silencios en la obra. Son en esos momentos de silencios donde el espectador llena con sus ideas o interpretaciones lo que el argumento deja vacío.

Luego de su elogiada puesta en el teatro El Fino, la obra “Una vez inmóvil” de Francisca Mauas se presentará el domingo 25 de noviembre a las 20 hs en la ciudad de La Plata. Esta única función será en El Fondo espacio teatral, calle 10 n°1523 e/63 y 64.
Tel.: 0221-4906740.

FM: Si al espectador le hablás todo el tiempo no lo dejás pensar. Eso es lo que más me gusta de “Una vez inmóvil”, pero no todo el mundo lo recibió con agrado. Me han hecho interpretaciones de la obra muy interesantes y muy diversas. Algunos coincidían, como que hubo interpretaciones que se convertían en un clásico, y otras que me sorprenden, como cuando relacionan la situación de espera con el amor. Porque para mí es una historia de amor, y eso no lo ve todo el mundo.

SD: Otra particularidad es que el protagonista está ausente.

FM: Sí, absolutamente. Ese lugar en el que están es como si representara de alguna manera el corazón o el alma de alguien. De cualquier persona quizás, pero yo lo pienso en mí, en lo que significaba para mí el adentro y el afuera en el momento en que escribí la obra. Porque ese encierro tiene que ver también con los encierros propios, de cómo uno no puede irse de un lugar porque el afuera le parece hostil, pero en algún momento tiene que hacerlo.

SD: De nuevo el tema de las fobias.

FM: Sí, tengo algo con el encierro y con el afuera. Y a veces me protejo mucho en mi propia cueva escribiendo. Y una forma de salir al mundo es inventarlo.

19/10/2012

Fotos: Pablo Scavino

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Teatro
El Farmer Spectrum Dance Theater Mísia