Artes Visuales

NovedadesArchivo

Miró en el MNBA
Xul Solar
Censuran pintura de Mujica en Uruguay
 
Se ahoga la Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina ha dejado de respirar. El polvo y otras partículas que transportan los millones de turistas que la visitan cada año se depositan sobre los frescos de Miguel Ángel, lo que pone en serio riesgo su conservación.

La voz de alarma la ha dado Antonio Paolucci, director de los Museos Vaticanos, y lo hizo –paradójicamente- el mismo día en que se anunciaba la ampliación del horario de visitas hasta las 11 de la noche.

El problema es la excesiva presión humana, por lo que se necesitarían “algunos cambios y compensaciones ambientales” para impedir que los resíduos microscópicos que dejan los turistas lleguen a comprometer la supervivencia de los frescos. Paolucci ha explicado en L’Osservatore Romano que "no existe un adecuado control climático, y los instrumentos para abatir las partículas contaminantes son insuficientes".

El diario La Repubblica ha recabado también la opinión de Gianluigi Colalucci, responsable del equipo encargado de la limpieza del ‘Juicio Final’ de Miguel Ángel, que corrobora las afirmaciones del director de los Museos Vaticanos. Colalucci recuerda que ya se prohibió el uso de velas en la Capilla Sixtina, por lo que el principal problema ha pasado a ser el polvo, y los fragmentos de fibras, cabellos y otros elementos que dejan las personas en el ambiente.

"Si queremos conservar la Capilla Sixtina en condiciones aceptables para las próximas generaciones, éste es el desafío que tenemos que ganar", asegura Antonio Paolucci, que cree “insuficiente” el sistema de acondicionamiento de aire en un espacio que visitan cada año casi 4 millones de personas.

Los especialistas del Vaticano limpian los frescos cada año con pinceles muy suaves elaborados con pelo de cabra. El problema es que “el aumento exponencial de visitantes nos obliga a reconsiderar ese plazo”, como explica Maurizio De Luca, restaurador jefe de la Santa Sede.

Y es que, como dice Antonio Paolucci, "ya no hay, ni habrá, genios como Miguel Ángel o Rafael, pero podemos conservar el patrimonio con recursos de creatividad y de inteligencia no inferiores a los que aquellos grandes hombres utilizaron para crear Arte".

Fuente: Arteselección

11/9/2010

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Artes Visuales
Kazimir Malevich Emilio Pettoruti Milo Lockett