Libros

NovedadesArchivo

El lado B de las canciones de Sandro

Feria del Libro de Frankfurt
 
La dictadura, por un testigo irrelevante
Historia del llanto. Alan Pauls
 

 

Por Michel Emiliano Nieva
powdered1988@hotmail.com

Libro: Historia del llanto. Autor: Alan Pauls. Editorial: Anagrama. 125 páginas. Año 2007.

Cierta vez Ruben Darío dijo: Quiero ser original, no sé de quién copiarme. Hoy, esta frase es fácilmente aplicable a Alan Pauls. En un panorama literario donde casi todas las corrientes estéticas sucumben ante el canon incuestionable de Borges, Pauls decidió tomar un camino prácticamente opuesto a nivel estilístico: el de la escritura ornamentada y profusa y digresiva de Proust.

Justamente por eso quizá la mayor hazaña de este joven escritor argentino sea lingüística: las palabras corren, se escapan hacia un torrente ilimitado de recuerdos y fluyen tan velozmente que parecen sobrepasar al pensamiento, los significados expiran y conceden su lugar a una vertiginosa y agradable letanía de sonidos y vibraciones. Esta maestría en la composición vuelve a las oraciones sumamente elásticas, inmensas, e incitan a una lectura acelerada y a culminar la novela de un tirón.

Podría decirse que Historia del llanto no es una novela aislada, sino que forma parte de un ciclo de novelas iniciado con la magna El pasado y que, también incluyendo a La vida descalzo, conforma tanto a nivel estilístico como temático un ambicioso proyecto que lo acerca todavía mucho más a Marcel Proust: el intento de narrar la biografía de una conciencia. Salvo que, a diferencia del francés, esta conciencia se rememora a sí misma en tercera persona (algo similar a lo que ensaya Roland Barthes en su autobiografía).

En esta obra se refiere una cuestión que brilla por su ausencia en los otros volúmenes del ciclo: el tormentoso contexto político en el que acaece la vida de esta conciencia. Recordemos que El pasado transcurre durante el nefasto Proceso de Reorganización Nacional y no se menciona ni una sola vez el tema. Pauls sabe esto y retoma el dolor que atraviesa su personaje principal para interrogar: ¿qué pasa cuando descubro las penurias insospechadas de las otras conciencias y que son más graves que las mías? ¿Convierten mi dolor en algo banal, menos auténtico?

Porque Historia del llanto es la historia del remordimiento de una mente: un joven de clase media-alta que estudia en un colegio privado y entrevé los hechos a través del miedo que enrarece el ambiente, pero revive estos recuerdos a la luz del presente y del conocimiento del horror que por esa época ignoraba y no podía o quería sospechar. Aunque por momentos con la mirada exageradamente cursi de quien no vivió la historia y pretende redimirse con una versión políticamente correcta, Pauls llega a altas cotas narrativas y confecciona una óptica novedosa sobre la última dictadura militar: la idea del testigo irrelevante, los acontecimientos narrados por una persona que no sabe nada, no vio nada, y su testimonio no podría interesarle a nadie.

Como fiel discípulo de Proust, los sucesos de la dictadura se relegan, se vuelven una excusa para el desarrollo de las impresiones de la conciencia y de la forma de contar a esa conciencia. Si la digresión del estilo lo aleja de Borges, algo que podría aproximarlo es la remisión al infinito: pero la remisión al infinito en Pauls es sintáctica. Una oración que tiene una proposición subordinada, que a su vez tiene otra, y otra y otra y no parece culminar nunca.

La novela juega permanentemente con esta manera de contar, a tal punto que parece llevar no solo a la confusión del lector sino del narrador: una oración que éste empieza como pregunta, pero luego de innumerables digresiones no solo pierde su carácter interrogativo sino que se olvida el comienzo de la indagación misma, abre un nuevo signo de interrogación antes de haber cerrado el anterior. Este y otros ejemplos ostentan el lenguaje vertiginoso que practica Pauls y que casi ni puede recuperarse a sí mismo.

Si bien no brilla como testimonio del último gobierno de facto, Historia del llanto sirve para experimentar y profundizar en una de las prosas más destacadas de la reciente literatura argentina.

2/1/2008

www.solesdigital.com.ar

Lo más visto de Libros
Pierre Bourdieu: Los herederos Los años de Alfonsín Arte y Cultura Popular